"Aprender la levedad del pájaro."

viernes, 27 de febrero de 2015

La misma tinta.

Cuando me preguntáis por el dolor de las agujas
pienso que escribir y tatuarme
es lo mismo
pero nadie se interesa
por las heridas del poema.

Lo bueno es que no deja cicatrices
ni citas de rehabilitación
en hospitales fríos,
cuando me preguntáis por el dolor de las agujas
pienso que cuando su mirada
se clavó en mí
la escala del daño abandonó la piel
para evaluar el latido.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Agujas que hacen sangrar emoción,
    gasolina para los sentidos.

    Abrazo!

    ResponderEliminar